jueves, 25 de agosto de 2011

La diosa madre y su evolución



Según la mitología celta, Dana o Danu (La diosa del Don) también llamada Ainu o Aine o Anu, era la diosa más antigua de todo el panteón. Se le consideraba por tanto, la predecesora de los Tuatha de Danam (La tribu o pueblo de Dana), los dioses más importantes y conocidos de la cultura celta. Sus principales símbolos eran el hacha que representaba autoridad, el cayado de pastor como guía y la serpiente como signo de fecundidad. 

Se le atribuía el honor de ser la diosa Madre de la que descendían los demás dioses, apareciendo casi siempre en forma de tres. Según esta representación triple albergaba los nombres de Dana, Anu y Brigit…aunque como solía ocurrir con casi todas las divinidades, llego a tener diferentes nombres según la zona donde se venerase. Por ejemplo, los gaélicos por su asimilación a Brigit la veneraron bajo el nombre de Brigantia o Gwen pero existen numerosos casos.

Aquí tenéis algunos ejemplos:

Entre los celtas irlandeses y en Isla de Mann: Dana
Entre los celtas escoceses. Donu
Entre los celtas galeses y britanos: Dôn.
Entre los celtas de la Bretaña Armoricana: Ana

Era frecuente en la mitología descubrirla bien con el aspecto de una anciana de horrible aspecto, o bien como una bella y esplendorosa mujer de aspecto compasivo según el caso que se tratase. Este cambio de apariencia externa era muy común y tenía como fin el poner a prueba a los hombres que quisiesen poseer la autoridad del país o la zona siempre que fuesen justos en su gobierno y estuviesen libres de celos, temor o tacañería

Posteriormente fue asimilada como diosa lunar, gobernadora de las mareas y de los partos. Se decía que los druidas, en particular, solicitaban su permiso para encomendar las almas de los recién difuntos a través de las puertas de los “sidhs”, es decir, las puertas hacia la nueva vida en el Otro Mundo. 

El folclore popular pronto la relacionó como reina de las hadas y de los enanos o Korrigans, al ser desterrada por los nuevos dioses, los milesianos, a los sidhs junto con sus seguidores, los Tuatha de Danam.
Se llaman sidhs o sidhe a los palacios situados en un mundo subterráneo generalmente localizado bajo uno de los muchos montículos, túmulos sagrados o colinas en la antigua Irlanda,  puesto que los milesianos se repartieron la superficie para ellos y la zona subterránea, para los vencidos. A partir de ese momento los Tuatha de Danam se verían obligados a vivir allí una vida paralela dentro de sus síds.

Es curioso como una diosa como ésta, diosa del sol, de la vida y la fertilidad acabó convirtiéndose en una deidad lunar de un mágico y sereno inframundo muy distinto del Hades griego. Esta dualidad (Sol-vida y Luna-muerte) es muy frecuente en la mitología celta lo que puede confundir a los no iniciados. 

Mucho se ha dicho sobre la verdadera función de esta triple diosa celta, lo que sí nos queda muy claro es su clara definición de diosa madre por encima de todo; además muchos coinciden en que su posible origen puede radicar en una deidad primigenia pre-indoeuropea con posibles tintes sumerios. No es casual que muchos quieran ver a esta diosa en otras como la Anna Purna de India, la diosa Pelasga Ana o la diosa Inanna sumeria. Las primeras diosas madre de las épocas pre-celtas simbolizaron la fuerza de la tierra para cubrir las necesidades de los seres humanos; conceder fertilidad, acompañar a los hombres en su soledad, sanarles en caso de mala salud….y otorgar la soberanía a aquel que fuese digno de poseerla. Todas estas cualidades coinciden y mucho con el papel de la diosa Danu, deidad heredada seguramente de estas culturas más antiguas y que dan una idea de la importancia de la mujer en la sociedad celta.  

J. García Font señala en su libro “El legado celta” que en sánscrito Anna significa alimento y “ann” aliento, respiración. De ser esto cierto, Anna significaría alimento vital. En su obra hay una reflexión bastante interesante:

“En el mundo celta el pueblo de Ana, los anaón, son los que han dejado de respirar; o sea los muertos, la gente del más allá, los que habitan los túmulos (los Sidhs). También el nombre de Rhianonna deriva de un regena-ana-ona, es decir, “una reina de los anaón”, de modo que curiosamente Anna es Rhianona y ésta se nos muestra como la dama que protege a los vivientes y tiene en cuenta a los fallecidos”. 

Sin embargo otros historiadores afirman que el nombre de Dana parece estar emparentado con el significado de "aguas del cielo" y "corriente rápida" en Irlandés. Hay estudios que indican que el Danubio, el río cuyo nombre procede de la Diosa Madre Danu que proporcionaba según mitos las "aguas del Cielo", ocupaba el mismo lugar sagrado que el río Ganges hindú. Ambos nombres se refieren a una Diosa Madre. ¿Queréis saber más?

El consorte de esta diosa fue Bilé o Belenos, “el Brillante”, un dios sanador de la luz, del sol y el fuego y en cuyo honor se creó la festividad celta de “Beltane” celebrado el 1 de Mayo, en la que se celebra la llegada próxima de la primavera. Al igual que ocurre con su esposa, este dios tiene infinitos nombres según la región:

Entre los escoceses: Bile o Belenos.
En la isla de Mann: Bel
Entre los irlandeses: Balor o Beli
En zona celtica continental: Grannios o Borno  

Con la invasión de Roma y sus nuevos dioses, Dana se convertiría en Diana, la diosa de la luna y la caza y su esposo Bilé se convertiría en su hermano Apolo, dios del Sol. Aún así, en las regiones celtas, Diana llegó a tener un culto muy poderoso y predominante sobre cualquier otra diosa romana como Juno o Minerva, algo lógico puesto que Danu seguía en la conciencia popular de la gente.

Y luego de Diana vendría la asimilación con la Artemisa griega. Ahora bien… ¿El culto de ambas diosas se unificó sin contratiempos? Todo parece indicar que sí pero en realidad es más complejo. Diana era una diosa de la virginidad y castidad al igual que la Artemisa griega y era la protectora de los animales tanto salvajes como domésticos y de las aguas. Era la “señora de los ríos” puesto que todos sus templos y santuarios se hallaban cerca de ríos, lagos y fuentes...y de ahí su asociación con la Luna.

La herencia celta es muy palpable puesto que los celtas tenían por costumbre venerar a lo que ellos llamaban sus diosas guardianas y que como no, se encontraban en las fuentes, los lagos, los ríos…algo que culturas posteriores como la griega se encargarían de reflejar en lo que entenderían como “ninfas” y poder erradicar por completo todo vestigio pagano. De aquí derivan además las danaides de la mitología griega, una tribu compuesta por  cincuenta mujeres, descendientes de Dánao, que asesinaron a sus esposos, y por tal crimen fueron castigadas a llenar con agua un tonel que no tenía fondo excepto Hipermnestra, la única que no cometió asesinato. 

De nuevo vemos una relación con el agua…. curioso. No es casualidad que los ríos y todo aquello que produzca imágenes en el agua se hubiese considerado en la mitología celta como una línea divisoria de dos lugares y un punto de contacto entre el mundo de la superficie habitado por los humanos y el mundo sobrenatural.

Un detalle que me parece importante es que en épocas en las que se adoraba a la diosa Diana asimilada a Artemisa, en Roma se seguía honrando a una diosa Luna…esto nos da una idea de la confusión que existía en esta unificación con ambas diosas y que oficialmente se negaban a aceptar. La política romana y su rigurosa disciplina acabarían saliéndose con la suya igual que lo haría el cristianismo asociando la diosa Dana a Santa Ana, la madre de la Virgen María. 

En Italia, los cultos a Diana se extendieron rápidamente celebrándose el 13 de agosto, como conmemoración de la fundación en ese día del templo dedicado a la diosa, en el monte Aventino, un lugar que se convirtió en centro principal de cultos secretos y enigmáticos. Estas fiestas eran celebradas sobre todo por las mujeres en arboledas de roble, que iban en procesión, provistas de antorchas, para expresar su gratitud. En algunos de estos ritos las mujeres ofrecían sacrificios para tener un parto fácil, además de otros rituales guardados bajo riguroso secreto. 

Muchos investigadores ven aquí el germen que originaría el culto a Diana en la Edad Media y el Renacimiento como diosa de las brujas; deidad que presidía sus asambleas nocturnas y que acabaría distanciándose a pasos agigantados de la diosa celta original, una diosa que acabaría identificándose a Hécate. Según la nueva religión que tomaría a Diana como deidad principal, inicio del nuevo paganismo, la diosa tendría una hija: Aradia, la precursora de la magia Wicca. 

En su obra “Aradia” o “El evangelio de las brujas”, publicada en 1899, Charles Godfrey Leland, investigador, descubrió los valores simbólicos e iniciáticos de este culto que pretendía rescatar los antiguos valores celtas. Os dejo un fragmento muy interesante acerca de esta diosa y de cómo se convirtió en la reina de las brujas:

Diana fue creada antes de la creación, en ella estaban todas las cosas; fuera de ella se divisaba la primera oscuridad: fue separada en luz y oscuridad. Lucifer, su hermano y su hijo, ella misma y su otra mitad eran la luz.

Cuando Diana vio que la luz era tan maravillosa, la misma luz que era su otra mitad, su hermano Lucifer, la deseó ardientemente. Quiso recoger esa luz en su oscuridad y tembló por el deseo de apropiársela de nuevo. De esta voluntad nació su  condena.

Pero Lucifer, la luz, se alejó de ella y no quiso doblegarse a su deseo; él era la luz, que se extendía hasta los confines del cielo, el ratón que huye delante del gato. Entonces Diana se dirigió a los padres de la creación, a las madres, a los espíritus, que ya existían antes del primer espíritu, y les confesó que no podía hacer entrar en razón a Lucifer. Ellos la alabaron por su valentía y le dijeron que para resurgir tenía primero que caer, para convertirse en la más grande de todas las diosas debía antes ser mortal.

Y, en aquellos tiempos tan antiguos, al principio de los tiempos, cuando el mundo fue creado, Diana descendió sobre la Tierra, tal como hizo Lucifer, que había caído, y Diana enseñó la magia y la brujería de la que viven las brujas, las hadas y los elfos, que se parecen a los hombres pero que, en cambio, no son mortales.

Y así sucedió que Diana tomo la apariencia de un gato. Su hermano tenía uno al que quería más que a ninguna otra criatura y que dormía cada noche en su cama, un gato más hermoso que un elfo, aunque él no lo sabía.

Diana convenció al gato para que ambos intercambiaran sus cuerpos, y de esa manera ella podría dormir con su hermano, mientras al calor de la noche recuperaba su apariencia y podía tener a su hija con su hermano Lucifer. Pero cuando una mañana él vio a su hermana dormir a su lado, y que la sombra había triunfado sobre la luz, montó en cólera; entonces Diana pronunció un encantamiento, un canto de poder, que mantuvo a Lucifer en silencio; se trataba del Canto de la Noche, que aplaca a quien lo escuche y hace dormir sin decir nada.

Diana lo hechizó a fin de que quedara sometido a su amor. Ese fue el primer encantamiento; cantó en voz baja como el zumbido de las abejas, que hila la vida. Ella hilaba la vida de todos los seres humanos; todo era hilado en la rueda de Diana. Lucifer la hacía girar.
Diana, sin embargo, no era reconocida como su madre por las brujas y los espíritus, las hadas y los elfos que vivían en lugares aislados; ella se escondía con humildad como si fuera una simple mortal, aunque gracias a la fuerza de su voluntad se situó de nuevo por encima de todos. Su conocimiento de la magia era tan grande, y tan poderoso su dominio de este arte, que no dejaba que nada quedara fuera de su alcance. Y así llegó una noche en que, en una reunión de todos los magos y elfos, afirmó que podía oscurecer los cielos y cambiar todas las estrellas por ratas.

Todos los presentes dijeron: “Si realmente tienes tanto poder, si puedes cumplir lo que dices, entonces serás nuestra reina.”

Diana salió entonces al exterior, cogió la vejiga de un buey y una moneda de bruja que tenía el borde tan afilado como un cuchillo y recogió la tierra, y con ella y muchas ratas llenó la vejiga hasta que la hizo estallar.

Entonces se produjo una maravilla, porque la tierra que había puesto en la vejiga se convirtió en una bóveda celeste por encima de los reunidos, y durante tres días llovió sobre la Tierra: las ratas se habían convertido en estrella o en lluvia. Y habiendo hecho el cielo, las estrellas y la lluvia, Diana se convirtió en la reina de las brujas; se convirtió en el gato que reinaba sobre las ratas estrellas, el cielo y la lluvia.


Como podéis ver, de una simple gota pueden nacer miles de diminutas gotas que lleguen a formar un inmenso océano.  Es por esto que mucha gente no tiene ni idea de lo importante que fue una civilización como la celta y de su repercusión en culturas posteriores de todo el mundo. Yo sólo os dejo una reflexión: Si no hubiese existido Danu ni su predecesora indoeuropea…. ¿Conoceríamos la mitología tal como la conocemos hoy en día?


Votar esta anotación en Bitácoras.com

24 comentarios:

Diosa Lobezna nos comenta:

Me ha encantado, súper completo. Me gustan mucho la mitologia y no sabía nada de esta Diosa. Un besazo! (soy Condesa, cambié el nick XD)

María nos comenta:

Coincido contigo en la importancia de los Celtas en general y de su mitología en particular.

Has hecho una exposición tan documentada y detallada que te aseguro que me ha encantado.

Besos

Dynara nos comenta:

Gracias a las dos por vuestras palabras, de verdad que me animan. Veo que el trabajo que he realizado no ha sido en vano y es recompensado. Un abrazo muy fuerte a las dos!

MORGANA nos comenta:

Gracias por esta entrada tan detallada sobre esa diosa.
Me encantó.
Besitos.

Emiliano nos comenta:

Me gustó mucho esta entrada, muy buena. Me gusta mucho la mitología celta.
Sólo quisiera resañtar dos cosas:
1-El hermano de Diana (Artemisa para los griegos) era FEBO, no Apolo(dios griego, no romano, hermano de la diosa Artemisa).
2-Los meses en CASTELLANO van con minúscula cuando no van al comienzo de una oración. Por lo tanto, NO es 13 de *Agosto, SINO 13 de agosto. Los mismo pasa con los días de la semana. Este error surge por un cruce con el inglés donde los meses, díaa y adjetivos gentilicios van con mayúscula, lo contrario al castellano donde esos tres tipos de palabras van con MINÚSCULA. ;)

Dynara nos comenta:

Hola Morgana, muchas gracias. Espero estar a la altura de las siguientes entradas....eso si tengo tiempo, jejejeje.Un beso

Hola Emiliano...tienes razón; aunque como la mayoría de los autores en los libros de mitología pone el Febo como apodo antes del nombre Apolo siempre se acaba una obviándolo. Y muchas gracias por lo de los meses, jajaja...ya me estaba volviendo loca buscando donde estaban los errores ortógraficos y mira tu...siempre he tenido esa manía desde pequeña, de poner los meses en mayúscula...¿Porque será? Un saludo!

BlackCat nos comenta:

Hola Dynara, me ha encantado el post, ademas los explicas todo genial (como siempre) y acompañado de unas ilustraciones preciosas.

"Sobre el tema de mayusculas o minusculas puntualizar lo siguiente sacado de la RAE:

Mayúscula o minúscula en los meses, los días de la semana y las estaciones del año

Salvo que la mayúscula venga exigida por la puntuación (a comienzo de texto o después de punto), los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben en español con minúscula inicial:

Nació el pasado martes, 22 de noviembre.
En Caracas, a 6 de mayo de 2005.
Esta primavera ha llovido mucho.

Solo se inician con mayúscula cuando forman parte de nombres que exigen la escritura de sus componentes con mayúscula inicial, como ocurre con los nombres de festividades, fechas o acontecimientos históricos, vías urbanas, edificios, etc.: Viernes Santo,
Primavera de Praga, plaza del Dos de Mayo, Hospital Doce de Octubre. "

por lo tanto si 13 de agosto se toma como fecha o aconecimiento historico va en mayusculas.

saludos

Patty Rain nos comenta:

que blog tan precioso, me encanta.. se abre como un grimorio lleno de secretos y sabiduria antigua, me uno a él..!! un abrazo graaande!!!

Anónimo nos comenta:

Hola BlackCat, jajajaja...no, si al final resulta que en lugar de debatir sobre el contenido del articulo, vais a poneros a debatir sobre reglas ortográficas...si total casi seguro que le meto más patadas al diccionario asi que hay paz...muchas gracias de todas formas por la información...me ha quedado todo clarisimo. Un beso

PD:Soy Dynara, no se porque no me deja comentar si no es por anonimo...este Blogger....

Hola Patty Rain, me alegro de que digas eso porque esa era mi intención...que el blog fuese un grimorio antiguo y sabio.Muchas gracias por seguirme! Un abrazo enooormeeee!

Allanna uth Sameth nos comenta:

Como siempre, tus artículos nunca fallan! Me parece fascinante toda la historia que hay detrás ^^

Te quería decir que ya he vuelto de vacaciones y que ya estaré más a menudo por aquí ^^

Besos Dynara!!

Alec nos comenta:

Muy interesante esta entrada. ¿Sabías que los sumerios también adoraban a una deidad llamada Anu? Según ellos, tenía dos hijos Enki y Enlil. Se los denominaba como "los que llegaron del cielo" En sumerio Anu significa venido del cielo.
No sé si sabías todo esto, si es así perdón por la parrafada.

Rosana Marti nos comenta:

Una diosa con todo el encanto que las envuelve a todas, pero en especial en la cultura y mitología celta.

Un inmenso abrazo de hadas con todo mi cariño mi querida amiga.

Dawa nos comenta:

¡Me ha encantado ésta entrada! (aquí la pirada de la luna y la mitología...¿qué te pesperas?), Además al mencionar lo de poner a prueba a los hombres me ha recordado también a la mitología griega o latina ahora no recuerdo bien en la que Zeus bajaba y ponía a prueba a los ciudadanos sobre los que ''mandaba'' para ver si eran buenos para con sus semejantes. y si no era así, castigarlos y también la mención que has hecho de Hécate, antes de llegar ahí también a mi se me había venido a la mente la similitud con ella.
Por lo tanto yo creo- haciendo referencia a tu pregunta final-, de que la mitología celta es una de las más relevantes(siempre he pensado eso), y muchas cosas quizás cambiarían bastante si en su día no hubiera existido una deidad que hubiera dado lugar a otras en las diferentes civilizaciones a lo largo de las épocas pasadas o venideras.

Un Besito. =^.^=

PD: ¿Tienes o piensas hacer alguna entrada referente a la cultura wicaana?

Dynara nos comenta:

Dios...no doy abasto.
Hola Allanna, me alegra verte de nuevo. Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones. ^__^Un abrazo enorme.

HOla Alec, lo de Anu lo sabia. Lo de los hijos no así que te agradezco enormemente tu comentario porque la mitologia me encanta y asi puedo investigar...jijijiji. Un beso enorme!

Gracias Rosana, es todo un placer verte por aquí como siempre. Un abrazo enorme y pasa una feliz semana.

Dynara nos comenta:

Holaaaaaaaaa Dawa!
Me alegro que te gustara la entrada, si es cierto que se parece a lo que mencionas con dioses griegos como Zeus y seguramente sea una herencia de la mitología celta. Yo tambien pienso que sin los mitos celtas otras mitologias cambiarían drasticamente y llegarían a ser totalmente diferentes. Hay multitud de cosas cotidianas que sin saberlo hemos heredado de esta cultura tan antigua y enigmática.

La verdad, tenia pensado hacer una entrada sobre Aradia, la hija de la diosa bruja Diana y su relación con la magia Wicaana. El problema: la falta de tiempo puesto que los cursos que estoy haciendo me tienen secuestrada asi que no se cuando podré subiroslo.

Un beso y un abrazo enorme

Ar@bia nos comenta:

Holaa!!!!!! Ya estoy otra vez aquí, antes de hacer una entrada, quise pasarme por todos los blogs y decirte a ti y a todos que os añore mucho, ya os contare en una entrada que tal me fue todo, ahora quiero enviarte un beso muy fuerte con todo mi cariño

Dynara nos comenta:

Hola guapetona!puff...yo ando liadisima, a ver si tengo un ratito para visitarte. Un beso y un abrazo enormeeee desde mi humilde rinconcito.

Anónimo nos comenta:

Es la primera vez que leo el Blog y me encanta.
Me interesan las civilizaciones antiguas, las Diosas Madre.Un saludo afectuoso.
IsisNews

Anónimo nos comenta:

Mi hija se llama Anu, lindisimo blog! Cariños

Unknown nos comenta:

Muy interesante todo lo relacionado a la Mitología Celta, infinitas gracias por compartir!!!

Unknown nos comenta:

Muy interesante todo lo relacionado a la Mitología Celta, infinitas gracias por compartir!!!

Anónimo nos comenta:

Muy interesante!

Mi hija se llama Dana, y sin querer me sale llamarle Danu...
Hace dos años me tatué un triskel celta, mi número favorito es el tres, veo que más o menos tiene todo que ver con Dana.
Muchas gracias por la información!
:D

Anna

Danna Acosta nos comenta:

El origen de mi nombte

antonio nos comenta:

Tratado de magia lunar.
Tradicional y practica.
Informacion antoniodebara@hotmail.com

¡Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...